El vino torrontés viene ganando terreno

Así como el Malbec, el Torrontés se convirtió en la cepa blanca emblemática de Argentina, ya que además es el único país que la produce. Esta variedad es una uva típica de Argentina que forma parte del grupo de los cepajes "criollos"
1_J9wkC2lQo5WWUTqVGeq9ew

Es una de las variedades blancas más famosas y extendidas de norte a sur que ha logrado un notable reconocimiento internacional gracias a su alto valor enológico. Se encuentra únicamente en Argentina y se consolida como la firma del vino blanco del país.

Existen tres variantes de Torrontés: el mendocino y el sanjuanino, con más aptitudes para el consumo en fresco, y el riojano que es el más cultivado y el que expresa las mejores cualidades para la elaboración de vinos finos, muy frutados y secos a la vez, destacándose los del Valle de Cafayate (Salta).

CARACTERÍSTICAS

El Torrontés es único en la actualidad, ya que no hay vino en el mundo que se le parezca y eso lo vuelve único e irrepetible. es un vino amarillo claro que ocasionalmente desarrolla matices dorados y verdes. Se caracteriza por su aroma a flores como la rosa, el jazmín y el geranio, siendo ocasional la aparición de efluvios especiados. Si bien sus aromas anticipan un vino dulce, su sabor revela una fresca acidez.

Se cree que el Torrontés deriva de la cruza de cepas entre la Criolla Chica y el Moscatel de Alejandría. Esto  ocurrió en forma espontánea durante el extenso período colonial, allá por el siglo XVIII, por lo tanto es la única cepa100% propia de la Argentina. El nombre deriva de un error. Fue probablemente el naturalista Daimán Hudson –según consigna el historiador Pablo Lacoste en su Historia del Torrontés– quien se apuntó a describirla en La Rioja allá por mediados del siglo XIX. Para entonces, ya era una variedad muy cultivada en el Valle de Famatina. El asunto es que Hudson, al estudiar en los manuales de la época qué uva podía ser, la encontró parecida a una española llamada Torrontés. Y como pasa con La Rioja Argentina y Rioja España, a falta de un buen nombre le puso el que tenía las mejores resonancias. Por eso hoy se usa la toponinimia de los llanos para distinguirla: es Torrontés Riojano.

Al principio, el Torrontés convivió mezclado entre otras cepas, hasta que los viticultores comenzaron a notar sus diferencias y pudieron aislarla. También se cree que el nombre de Torrontés Riojano se debe a que presentaba similitudes al Torrontés de La Rioja en España, aunque sus vinos no se parecen en nada a nuestro Torrontés. Este vino, hay que aclarar que es "seco" y no dulce como algunos piensan.

Para muchos entendidos en la materia, la zona de Cafayate tiene el mejor Torrontés Riojano de la Argentina, ya que allí se dan todas las condiciones climáticas y edáficas para el mejor desarrrollo. Aunque en Salta, sólo se produce el 11,2 % del total de de esta cepa, que es la segunda blanca más plantada en Argentina, detrás de la española Pedro Ximenez: 8.188 hectáreas contra 10.791 (data INV 2017), respectivamente. Mendoza, ocupa el primer puesto con el 45,8 % y La Rioja con 26,1%.

Es un excelente compañero de pescados y mariscos, así como de la cocina regional del noroeste argentino, en especial de las empanadas y el típico locro. 

Te puede interesar