Deforestación y cambio climático: Condena de muerte al Amazonas

- Imagen de Zichrini en Pixabay

Los bosques del Amazonas se encuentran entre los últimos verdaderos refugios de biodiversidad en el mundo, pero se están perdiendo a causa de la deforestación y los incendios forestales a un ritmo alarmante. La selva tropical más grande del planeta todavía cubre unos 6,9 millones de kilómetros cuadrados, pero la alta tasa de deforestación significa que la Amazonía está desapareciendo rápidamente incluso a medida que aumenta la fragmentación del bosque.

Peor aún: el cambio climático está pasando factura a los bosques del Amazonas, que pronto podrían llegar a un punto sin retorno. Si eso sucede, lo que todavía es bosque podría convertirse en un pastizal parecido a una sabana. Huelga decir que sería un duro golpe para la biodiversidad con la pérdida permanente de numerosas especies de flora y fauna.

Y ese día podría ser antes de lo que pensamos, advirtió un equipo de científicos del Centro de Resiliencia de Estocolmo. Incluso cambios relativamente menores en las precipitaciones podrían tener consecuencias dramáticas para las selvas tropicales del Amazonas, que podrían reducirse a un estado similar a una sabana si la lluvia cae por debajo de un cierto umbral, dicen, citando los resultados de sus modelos informáticos.

El Amazonas ya está recibiendo menos lluvia que antes como resultado de un clima cambiante. “En alrededor del 40 por ciento de la Amazonía, las precipitaciones están ahora a un nivel en el que el bosque podría existir en cualquier estado: selva tropical o sabana, según nuestros hallazgos”, dice Arie Staal, ex investigadora postdoctoral en el Centro de Resiliencia de Estocolmo y el Copernicus Institute of Utrecht University, quien fue el autor principal de un estudio .

Staal y sus colegas han simulado lo que significaría la desaparición de los bosques tropicales en todo el mundo en un escenario extremo destinado a proporcionar respuestas sobre la resiliencia y estabilidad de los bosques en los trópicos. Los investigadores realizaron varias simulaciones basadas en diferentes escenarios. En una no se han dejado bosques en los trópicos de África, América, Asia y Australia.

“La dinámica de los bosques tropicales es interesante”, explica Staal. “A medida que los bosques crecen y se extienden por una región, esto afecta las precipitaciones: los bosques crean su propia lluvia porque las hojas emiten vapor de agua y este cae como lluvia más a favor del viento. Las lluvias significan menos incendios que conducen a más bosques”.

Los investigadores también han descubierto que a medida que la deforestación se acelera junto con el cambio climático, se espera que más y más partes de la Amazonía pierdan su resistencia natural a un clima cambiante. Será más probable que se sequen y hagan la transición a un ecosistema tipo sabana.

Tampoco los bosques podrán recuperarse y volver a crecer pronto en tal escenario. E incluso si lo hicieran, las especies que ya se han extinguido con la pérdida de esos bosques nunca podrían regresar.

“Ahora entendemos que las selvas tropicales de todos los continentes son muy sensibles al cambio global y pueden perder rápidamente su capacidad de adaptación”, dice Ingo Fetzer del Centro de Resiliencia de Estocolmo. “Una vez que se hayan ido, su recuperación llevará muchas décadas para volver a su estado original. Y dado que las selvas tropicales albergan la mayoría de todas las especies del mundo, todo esto se perderá para siempre”.

Por Daniel T. Cross. - Ecoportal.net

Te puede interesar