El debate sobre las bicisendas en la ciudad 

La ciclovía en la Avenida Belgrano cosecha opiniones dispares - Foto: Prensa Municipalidad de Salta

La decisión de la Intendenta de la ciudad Bettina Romero de implementar una ciclovía en la Avenida Belgrano trajo controversias. Inicialmente, su instalación produjo una serie de accidentes con automóviles que aludieron que los bloques de cemento que se usaron para demarcarlas no estaban correctamente señalizados. Luego vino la queja de los taxis que manifestaron que estaban perdiendo clientes por la decisión y que esta había sido inconsulta. Lo mismo sucedió con los permisionarios. 

Lo cierto es que no es el primer intento de implementar bicisendas en la ciudad. Ya la gestión de Miguel Isa había puesto en funcionamiento varios kilómetros: unos muy cuestionados como los demarcados en la avenida Arenales, otros bastante menos y bien usados, como los que recorren la Avenida Bicentenario llegando a la Universidad Católica de Salta por el norte. Luego, durante la gestión Sáenz, el entonces Secretario de Gobierno de la intendencia, Ricardo Villada, con más bombos y platillos que realidad comunicó también la “Ciclo Red” un plan de bicisendas que conectarían la ciudad, que luego no se concretó.

Al margen de estos antecedentes, las opiniones son variadas al respecto. Hay quienes creen que no es lugar para hacer una bicisenda y hay otros que consideran que es bueno contar con más de estas vías de conectividad como sucede en otras ciudades del mundo, pero que no está bien explicado el plan y los pasos a seguir. De hecho, lo instalado en la avenida Belgrano parecería ser de una sóla mano, sin haber informado adecuadamente el Municipio por dónde volverá la mano opuesta. Parecería que la ciudad no cuenta realmente con un plan de “movilidad” como se denomina ahora la tradicional área de Tránsito, sino que obedece más a una oportunidad que la Intendenta instintivamente ha decidido tomar en el marco de la pandemia, asesorada por las organizaciones pro bicicleta que analizan que en momentos donde se desalienta el transporte público y dónde la movilidad está restringida por la emergencia sanitaria, es ideal impulsar estas políticas porque ofrecerán menor resistencia en la ciudadanía.

En todos los países del mundo donde estas políticas funcionan, generalmente existen políticas de fomento al uso de la bicicleta, cosa que aún no se observa en Salta y, sobre todo, una fuerte política de construcción de bicisendas, que técnicamente son distintas a las ciclovías ya que constituyen espacios de tránsito exclusivo de bicicletas y no de tránsito demarcado, como lo es la ciclovía de la avenida Belgrano. La fórmula del éxito para el uso de la bicicleta: muchas sendas alejadas de donde circulan los autos, no parecería estar presente aun en Salta.  

Te puede interesar