Algunas formas en que los supermercados nos manipulan para que gastemos más

Muchas veces entramos al supermercado con la idea de comprar leche, pan y “alguna cosita más” pero terminamos con un montón de productos que no necesitábamos. No, no somos nosotros los que no tenemos autocontrol, esto sucede porque las tiendas están diseñadas para que compremos más. Te contamos algunos trucos usados por los grandes almacenes para que gastemos más.

Trucos que Hacen que Compres de más
 

Los carros de la compra
Muchas veces solo entras al supermercado para comprar uno o dos artículos pero los carros de la compra están justo ahí, en la entrada. Y entonces piensas “¿No estaría mal coger uno y así ir más cómodo mientras pongo las cosas en él?”.

El carro tiene un tamaño enorme en comparación con el de la mayoría de los artículos en venta. Es psicológicamente muy fácil de poner dentro del carro cualquier elemento que no sea necesario.

Los artículos más comunes están al fondo del supermercado
Los artículos más usuales que vas a comprar en un supermercado se encuentran a muchos pasillos de la entrada.

Esto significa que gastas tiempo caminando por una gran cantidad de artículos de consumo mientras buscas el artículo que realmente quieres.

De esta forma, hay muchas posibilidades de que acabes comprando algo que reamente no tenías pensado comprar.

Los artículos más proclives a comprarlos por impulso están cerca de las cajas
Artículos como pilas o chocolatinas y golosinas, siempre están cerca de las cajas. Cuando estás en la cola esperando para pagar ves estos artículos y es el momento perfecto para que caigas y compres alguno de estos artículos.

Los artículos más caros están a la altura de los ojos
Si te fijas en la disposición de las diferentes opciones para un producto en particular, por ejemplo, un detergente para la ropa, verás que casi siempre las opciones más caras se ponen a la altura de los ojos, de modo que es lo que ves primero tan pronto como entras en el pasillo. Las mejores ofertas suelen estar en los estantes inferiores.

Los productos que NO están en oferta se colocan como si lo estuvieran
Es normal encontrar un grupo separado de artículos formando una torre y en la parte superior, indicado en grande, su precio pero nunca que es una oferta. Luego si buscas el artículo por los pasillos verás que está al mismo precio o que el precio es el mismo que el de la semana pasada.

De esta forma, al pensar que es un precio especial y estar en oferta lo compras y hasta puede que en más cantidad.

Artículos básicos siempre están rodeados de elementos no básicos
Los calcetines siempre estarán rodeados de pantalones y camisas. Si tu mente está abierta a la idea de comprar ropa, es más probable que mires otras prendas de vestir.

Para, para, para
Solo pones artículos en el carro si te paras, ¿verdad? Así que las tiendas están diseñadas para maximizar el número de paradas que tienes que hacer. Pasillos donde solo caben dos carros, diseños coloridos y atractivos, escaleras mecánicas y mi favorito de todos, los vendedores de muestras.

Incluso si no eres consciente, cada vez que te detienes en una tienda aumentan las posibilidades de poner algo en tu carro.

Dentro de un mismo pasillo, los artículos básicos están en los extremos
Si entras en un pasillo para conseguir un artículo básico, es decir, un artículo que compra mucha gente, tienes que ir hasta el otro extremo para comprar los otros artículos básicos, de esta forma, pasas por todo el pasillo y ves los artículos más caros.

Eso da a los artículos caros más posibilidades de que acaben cayendo en tu carro de la compra.

Los precios se eligen para hacer difícil la comparación
En vez de vender el detergente de un litro a 6 euros y el detergente de 2 litros a 11 euros, por lo que es más fácil averiguar cuál es mejor compra, venden el de 1 litro a 5,99 euros y el de 2 litros a 10,89 euros. “¡Hey!, mira, son básicamente lo mismo, 10 es la mitad de 5”. Ni siquiera se acercan a la mitad.

Artículos de gama alta se colocan para que parezcan más llamativos
Si ves algo en una vitrina de vidrio que tiene un montón de espacio a su alrededor, tu reacción instintiva es creer que es algo valioso y que aumentará tu prestigio tenerlo en propiedad. Y para muchas personas esto puede ser tan atractivo como una luz para una polilla.

La realidad es que estos artículos tienen un enorme margen de beneficios y están ligados más a la compra de una idea, que no la de un producto.

Las secciones más rentables son las que te encuentras primero
Secciones como las de cosmética o las de entretenimiento y ocio no suelen estar lejos de la entrada ya que son secciones con márgenes de beneficio muy altos y al verlos nada más llegar y luego al pagar es más fácil que compres algo de estas secciones.

Ahora que ya sabés, podés estar más atento a la hora de ahorrar en el supermercado. Es cuestión de no dejarte llevar por las pasiones y hacer una compra consciente que responda realmente a las necesidades familiares.

Te puede interesar