Siete claves para entender lo qué está pasando en Estados Unidos

El 25 de mayo fue asesinado George Floyd. Desde el lunes pasado las protestas en Estados Unidos se hicieron cada vez más frecuentes y la situación en todo el país es compleja. 

Mientras Estados Unidos es el país con más casos de COVID-19, las protestas siguen creciendo debido a la muerte de George Floyd y se vuelven cada vez más violentas. Además, la Guardia Nacional se despliega por el país y más de 25 ciudades decretan toque de queda.

¿Cómo entender lo que está sucediendo en Estados Unidos? Estas siete claves pueden ayudar a visualizar el problema. 

1. La muerte de George Floyd

El lunes 25 de mayo fue asesinado George Floyd, un afroamericano que había sido detenido por la policía. 

Tras recibir una denuncia sobre el uso de un billete falso los policías encontraron al sujeto sentado dentro en su vehículo, y cuando se le ordenó que saliera se resistió el arresto, según la versión oficial, que añade que durante la detención, cuando los agentes ya tenían al hombre esposado y tendido boca abajo, notaron que presentaba "dificultades médicas".

En el video, difundido por redes sociales, se ve al hombre boca abajo en el pavimento y a un agente sobre él apretándole el cuello con una rodilla durante varios minutos, sin modificar su postura, pese a que se escuchan las quejas del detenido de que no puede respirar, hasta que parece perder el sentido.

"Por favor, por favor, por favor, no puedo respirar. Por favor", se escucha a Floyd dirigirse al agente, que no deja de presionarle el cuello con su rodilla hasta que minutos después llega una ambulancia y el detenido es subido a una camilla sin dar señales de vida.

Desde ese día las protestas se incrementaron a lo largo de todo Estados Unidos. Manifestantes incendiaron la noche del jueves una comisaría de policía en Minneapolis, en el norte de Estados Unidos, en la tercera noche de protestas por la muerte de Floyd.

Miles de personas presenciaron el incendio en la zona norte de la ciudad, después de que algunos derribaran las barreras que protegían el edificio y rompieran las ventanas.

Las manifestaciones habían sido hasta ese momento mayoritariamente pacíficas, con las multitudes contenidas por las fuerzas de seguridad, pero en las últimas horas hubo saqueos en una treintena de tiendas e incendios en los alrededores de la comisaría donde trabajaban los policías involucrados en el caso. Y las autoridades respondieron con el uso de gas lacrimógeno.

2. Detención del policía por asesinato

El agente Derek Chauvin fue detenido este viernes por su supuesta responsabilidad en la muerte de Floyd al proceder a su arresto el pasado lunes.

El comisionado de Seguridad Pública de Minesota, John Harrington, citado por medios locales, anunció que Chauvin fue arrestado por su presunto papel en el fallecimiento de Floyd.

Posteriormente, el fiscal del condado de Hennepin, Mike Freeman. anunció en conferencia de prensa que Chauvin ha sido acusado de asesinato en tercer grado y de homicidio imprudente por la muerte de Floyd

3. Toque de queda

Las autoridades han decretado el toque de queda nocturno en un total de 25 ciudades de 16 estados de EE.UU., entre ellas Mineápolis, epicentro de las protestas raciales y de los disturbios, donde el gobernador de Minesota, Tim Walz, anunció que se ha ampliado por un día más.

Según la cadena de televisión CNN, actualmente hay 25 urbes desde la costa este a la costa oeste del país con toque de queda nocturno, como Los Ángeles, Denver, Miami, Atlanta, Chicago, Louisville, Rochester, Cleveland, Portland, Filadelfia, Pittsburgh, Charleston, Nashville, Salt Lake City, Seattle y Wisconsin.

Walz anunció este domingo la extensión por un día más del toque de queda nocturno decretado el viernes, de 20.00 a 06.00 hora local, en Mineápolis y la vecina Saint Paul, ambas conocidas como las Twin Cities (las ciudades gemelas).

En una rueda de prensa, Walz justificó la decisión, alegando que sería "ingenuo e irresponsable abandonar la estrategia".

"El toque de queda del viernes y el sábado por la noche permitió a nuestras fuerzas de seguridad atacar a aquellos que querían dañar a nuestra comunidad", dijo el gobernador.

Walz agregó que los cuerpos del orden hicieron "varios arrestos y han incautado armas, drogas, armas largas, pistolas de mano, municiones y cuchillos".

"Tenemos razones para creer que actores maliciosos continuarán infiltrándose en las protestas legítimas por el asesinato de George Floyd, y por eso estamos extendiendo el toque de queda por un día más", detalló.

El gobernador indicó que durante las horas de toque de queda se permitirá la circulación por la calle de los servicios de rescate y de periodistas, aunque en la noche del sábado la Policía cargó contra los informadores y arrestó a algunos de ellos para liberarlos más tarde, entre ellos un fotógrafo de la Agencia EPA, con cargos de haber infringido el toque de queda.

4. Guarda Nacional se despliega en Estados Unidos

Quinientos soldados de la Guardia Nacional fueron desplegados, el 29 de mayo, para restablecer la calma en la ciudad estadounidense de Minneapolis, tras la tercera noche consecutiva de disturbios por la muerte de Floyd. 

Dos días después, el 31 de mayo, unos 5.000 efectivos de la Guardia Nacional, fueron activados en 15 estados de EE.UU. y en el Distrito de Columbia para lidiar con los disturbios.

En un comunicado, precisó que hay además unos 2.000 efectivos preparados para ser activados: "La situación es fluida por lo que los números pueden cambiar rápidamente".

Los miembros de la Guardia Nacional del estado de Minnesota "ofrecerán apoyo a las autoridades civiles (...) con el fin de garantizar la seguridad de las personas y los bienes", precisó el texto.

"Nuestras tropas están entrenadas para proteger la vida, preservar la propiedad y garantizar el derecho de las personas a manifestarse pacíficamente", dijo el general a cargo de la Guardia Nacional de Minnesota, Jon Jensen.

5. La postura del presidente de Estados Unidos, Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió este sábado mano dura contra los manifestantes en Mineápolis (Minesota), a los que tachó de ser de "la izquierda radical", y expresó a las autoridades estatales su disposición de enviar al Ejército para aplacar los disturbios durante las protestas contra la muerte de un hombre negro a manos de la Policía.

"Tenemos el Ejército preparado y dispuesto. Si (las autoridades de Minesota) quieren llamar al Ejército, podemos tener las tropas sobre el terreno muy rápido", dijo Trump en declaraciones a los periodistas en Washington.

El mandatario calificó a los manifestantes de antifascistas y de ser de la "izquierda radical", y consideró que las autoridades de Minesota deberían ser "más duras, más fuertes, porque siendo duros se honra la memoria de George Floyd".

El diario The New York Times, que citó a "funcionarios", apuntó que el Departamento de Defensa prepara el despliegue en Mineápolis de unidades en activo de la Policía Militar, a petición de Trump.

La Guardia Nacional ya fue activada no solo en Minesota sino también en otras partes de EE.UU., como Kentucky, como se suele hacer cuando hay disturbios, pero el despliegue de la Policía Militar supondría una escalada en la respuesta de las autoridades.

The New York Times recordó que la Policía Militar fue empleada en 1992 durante los disturbios en Los Ángeles (California) que siguieron a la absolución de cuatro agentes de Policía que dieron una paliza al afroamericano Rodney King.

En sus mensajes en la red social, Trump insistió en sus críticas a los participantes en las protestas, que considera que son "grupos organizados que no tienen nada que ver con George Floyd", e instó a la celebración esta noche de una velada de MAGA, en referencia a su lema electoral Make America Great Again (Hacer EE.UU. grande de nuevo), en la Casa Blanca.

Preguntado por esta posible protesta de sus partidarios frente a la mansión presidencial, en contraposición de la registrada ayer contra la violencia policial, Trump subrayó que sus seguidores son "gente que ama su país": "Por cierto, aman a los afroamericanos, aman a los negros".

6. Manifestaciones se tornaron violentas

Al comienzo las protestas eran pacíficas, pero la situación cambió con el paso de los días.

Una mujer lanzó una bomba molotov al interior de un vehículo de la policía ocupado por cuatro agentes en Nueva York, durante una manifestación en protesta por la muerte de Floyd.

La mujer, de 27 años, lanzó el cóctel molotov contra el vidrio trasero de la van, que se quebró con el golpe, indicó una portavoz, pero los cuatro policías tuvieron tiempo de salir del vehículo sin sufrir daños.

Los policías detuvieron de inmediato a la mujer, procedente del norte del estado de Nueva York, acusándola de "intento de asesinato de oficial de policía". También arrestaron a su hermana, que intentaba interponerse.

"Es un milagro que ningún oficial haya muerto" durante las manifestaciones que tuvieron lugar el viernes en Nueva York, comentó el jefe de policía Dermot Shea durante una rueda de prensa realizada el sábado.

Las escenas de coches policiales incendiados, carreteras bloqueadas, ventanas rotas y el lanzamiento de cócteles molotov se repitieron en distintos puntos de EE.UU., donde la policía empleó gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes.

En Filadelfia, los participantes en las concentraciones vandalizaron un vehículo de la policía e hicieron pintadas e intentaron arrancar la estatua del exalcalde Frank Rizzo en el centro de la ciudad. Rizzo, fallecido en 1991, fue comisionado policial y se labró fama de tener mano dura.

Entretanto, en lugares como Chicago y Los Ángeles, los manifestantes se enfrentaron a la policía, que disparó balas de goma contra ellos.

El Departamento de Seguridad Pública de Pittsburgh, en el estado de Pensilvania, señaló en Twitter que varios oficiales de policía había resultado heridos durante los disturbios en esta localidad, mientras que tres periodistas había sufrido lesiones o habían sido atacados por los participantes en las protestas.

En Washington DC, cientos de personas se congregaron en las inmediaciones de la Casa Blanca, y hubo escaramuzas con el Servicio Secreto, encargado de la seguridad en la mansión presidencial, después de que derribaran una valla.

En la costa oeste, el Departamento de Policía de Seattle informó en un comunicado de que "tras horas de protestas pacíficas, la multitud se volvió violenta y agresiva, y comenzó a tirar botellas contra los oficiales".
Como resultado de esos altercados varios manifestantes y agentes han resultado heridos, indicó la policía.

El centro de Miami (Florida) fue testigo de una protesta de dos millares de personas, como parte de una convocatoria de organizaciones sociales.
Seis estados -Georgia, Kentucky, Wisconsin, Colorado, Ohio y Utah- se unieron este sábado a Minesota para ordenar la movilización de la Guardia Nacional, un cuerpo de reserva, para hacer frente a los disturbios.

Varias ciudades han decretado el toque de queda, como Atlanta, donde el viernes las protestas fueron especialmente violentas.



7. El anuncio de Trump sobre Antifa

Donald Trump anunció  que designará a la Antifa (movimiento antifascista) como una organización terrorista, al acusarla de estar detrás de los disturbios raciales que vienen sucediéndose en todo el país.

"Los Estados Unidos de América designarán a ANTIFA como una organización terrorista", tuiteó hoy Trump cuando miles de personas en todo el país se preparaban para protestar de nuevo por la muerte de Floyd. 

Paralelamente al anuncio de Trump, el fiscal general, William Barr, emitió una declaración en la que aseguró que el Departamento de Justicia activará a las 56 oficinas de la Fuerza de Tareas Conjunta del FBI para identificar a "grupos radicales y agitadores externos" que aprovechan para "seguir su propia agenda".

"La violencia instigada y llevada a cabo por la Antifa y por otros grupos similares en relación con los disturbios es terrorismo doméstico y será tratada en consecuencia", advirtió Barr.

Estos grupos, según Barr, "han secuestrado protestas pacíficas y están involucrados en violaciones de la ley federal", previniendo "la reconciliación", por lo que el Gobierno no puede "dejar que tengan éxito".

El movimiento antifascista estadounidense, conocido como Antifa, es un pequeño pero ruidoso movimiento radical que, tras la llegada de Trump a la Casa Blanca, se han hecho cada vez más activos contra las manifestaciones de los supremacistas blancos.

Los activistas de la Antifa son a menudo identificados por Trump y sus seguidores como "alt-left", contrapuestos a la "alt-right" (derecha alternativa) que apoyan al gobernante y que engloba a los grupos ultranacionalistas bancos.

En un tuit de respuesta, la representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, una acérrima crítica de Trump, se preguntó por qué el FBI no trata a los supremacistas blancos como grupos de terrorismo interno, y recordó que ella ha abordado el tema en el Congreso.

"Insistieron (los representantes del FBI) en que esa era una línea que no se puede cruzar a pesar de la violencia clara y selectiva en la que participan los supremacistas blancos, porque los riesgos para las libertades civiles eran demasiado elevados", dijo la legisladora latina.

También la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) criticó inmediatamente el anuncio de Trump y dijo que muestra que "el terrorismo es una etiqueta inherentemente política, de la que fácilmente se abusa y está mal utilizada".

"No hay autoridad legal para designar un grupo (terrorista) interno", dijo en un comunicado la directora del proyecto de seguridad nacional de Aclu, Hina Shamsi.

El Gobierno de Estados Unidos tiene una lista de organizaciones internacionales y países a los que considera como terroristas, pero no existe un estatuto de terrorismo interno.

Ya el año pasado Trump sugirió en un tuit que declarar a la Antifa como grupo terrorista "facilitaría a la policía hacer su trabajo".

La Antifa ha aparecido en muchas actividades de la ultraderecha en los últimos años, incluida la contramanifestación de una marcha de supremacistas y neonazis de agosto de 2017 en Charlottesville (Virginia), en la que un racista mató a una mujer y causó una veintena de heridos al arrollar con su vehículo a una muchedumbre.

En esa ocasión Trump generó una fuerte polémica al responsabilizar de la violencia tanto a los grupos neonazis como a los manifestantes de izquierda, y asegurar que había gente "muy buena" entre los supremacistas blancos.

Esa afirmación fue duramente criticada por miembros de la oposición demócrata y dentro de su propio partido, que consideraron que era una reacción tibia que protegía a los racistas.

Te puede interesar