Más de 100 países piden una investigación independiente sobre la pandemia

Hong Kong (CNN) — El presidente de Rusia, Vladimir Putin, llamó una vez a Xi Jinping, el líder chino, un “guerrero solitario”.

Putin estaba bromeando, pero esa descripción comienza a parecer cada vez más precisa. Rusia se ha unido a unos 100 países para respaldar una resolución en la próxima Asamblea Mundial de la Salud que pide una investigación independiente sobre la pandemia de coronavirus.

La resolución redactada por la Unión Europea viene respaldada por un impulso de Australia para una investigación sobre el manejo inicial de la crisis por parte de China.

 
Esto se encontró con una respuesta iracunda de Beijing, que acusó a Canberra de realizar una acción “altamente irresponsable” que podría “interrumpir la cooperación internacional en la lucha contra la pandemia y va en contra de la aspiración compartida de la gente”.

Si bien la resolución que se presentará en la reunión anual de miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que comienza el lunes en Ginebra, no señala a China ni a ningún otro país, exige una “evaluación imparcial, independiente y exhaustiva” de “la respuesta de salud internacional coordinada con la OMS a covid-19”.

La redacción de la resolución es débil en comparación con los llamados anteriores de Australia para una investigación sobre el papel y la responsabilidad de China en el origen de la pandemia. Esto puede haber sido necesario para lograr que la mayoría de los estados miembros de la OMS firmaran, particularmente aquellos, como Rusia, con lazos tradicionalmente fuertes con Beijing

Pero eso no significa que el Gobierno de China deba descansar tranquilo. El potencial para que una investigación independiente, incluso una que inicialmente no tenga la tarea de investigar la respuesta de un país en específico, arroje información condenatoria o vergonzosa es grande. Fuentes del Gobierno australiano le dijeron a ABC, la emisora pública del país, que el lenguaje de la resolución era lo suficientemente fuerte como para “garantizar que se llevara a cabo una investigación adecuada y exhaustiva”.

Beijing dijo anteriormente que solo respaldaría una investigación realizada por la OMS, acusada de ser excesivamente influenciada por China, una acusación que altos funcionarios de la organización refutan.

La semana pasada, el embajador de China en el Reino Unido, Liu Xiaoming, dijo: “Estamos abiertos, somos transparentes, no tenemos nada que ocultar, no tenemos nada que temer. Damos la bienvenida a una revisión internacional e independiente, pero tiene que ser organizada por la OMS “.

Habiendo más países que han firmado la resolución de la UE a medida que se acerca la asamblea, eso puede quedar fuera de las manos de China.

¿Evidencia de fallas?
Cualquier informe altamente crítico podría tener un efecto potencialmente desastroso en la posición global de China, que ya ha sufrido un fuerte golpe como resultado de la crisis del coronavirus, con Estados Unidos en particular impulsando una narrativa de que Beijing tiene la culpa de la pandemia.

China ha rechazado constantemente cualquier crítica, señalando una advertencia dada a la OMS a finales de diciembre sobre una posible nueva cepa de neumonía que se propagaba en la ciudad de Wuhan. Si bien la OMS, y en particular el director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, elogió la respuesta de China, una investigación sobre el manejo inicial de la organización destacará la información que China conocía y cuándo y cuánto se compartió con la OMS.

Altos funcionarios, incluido Xi, han admitido ser conscientes de que la infección se estaba extendiendo incluso cuando el gobierno de Wuhan seguía minimizando su gravedad y la policía detenía a los denunciantes. En una entrevista con CNN el sábado, el Dr. Zhong Nanshan, el principal asesor médico del Gobierno chino y el rostro público de la lucha del país contra covid-19, dijo que a las autoridades locales “no les gustaba decir la verdad en ese momento”.

Dijo que “al principio se mantuvieron en silencio, y luego dije que probablemente teníamos un número (mayor) de personas infectadas”.

Zhong agregó que comenzó a sospechar cuando el número de casos reportados oficialmente en Wuhan permaneció en 41 durante más de 10 días, a pesar de las infecciones que surgieron en el extranjero. “No creía ese resultado, así que (seguí) preguntando, tienen que darme el número real”, dijo. “Supongo que eran muy reacios a responder mi pregunta”.

La sugerencia de que la censura instintiva o un encubrimiento deliberado por parte de Beijing permitió la propagación del virus, primero dentro de China y luego en todo el mundo, ha sido refutada repetidamente y con molestia por funcionarios chinos. Sin embargo, esto ha perjudicado la posición global del país, con políticos extranjeros, particularmente en EE. UU. pero también en partes de Europa y el resto del mundo, que se refieren al “virus de China” o culpan a Beijing por el caos que ahora enfrentan.

China ha recibido muchas críticas internacionales a lo largo de los años: sobre los derechos humanos, su postura agresiva en el Mar Meridional de China y cuestiones de comercio y propiedad intelectual. Pero a menudo esa disidencia proviene de los rivales tradicionales de Beijing, como EE. UU., mientras que muchos países más pequeños han callado, tal vez para garantizar que se mantengan los lazos económicos con China. Sin embargo, el virus, y la correspondiente crisis económica mundial, ha abierto la puerta a una ola de críticas y rechazos que Beijing no había experimentado durante años

cnn.com

Te puede interesar