La liberación de Dachau, uno de los campos de concentración nazi más estremecedores

dachau
dachau

Soldados estadounidenses liberan el campo de concentración de Dachau, el primero establecido por el Tercer Reich, en las afueras de Munich. Por él pasaron unos 200.000 prisioneros procedentes de toda Europa. 31.951 perdieron allí la vida.

dachau-bunks

La liberación del campo de concentración nazi de Dachau fue uno de los acontecimientos que más vivamente se impresionaron en la retina de la opinión pública inter­nacional al final de la Segunda Guerra Mundial. Al permitir entrar a once corresponsales de guerra, su espeluznante relato llegó a todos los rincones del mundo. La Vanguardia estuvo presente con los ojos y la pluma de Carlos Sentís, quien escribió una memorable crónica, hoy citada en multitud de libros. En una de sus primeras frases ya confesaba su impotencia ante tanto horror: “Dante no vio nada y por eso pudo escribir sus patéticas páginas del Infierno. Yo sí he visto Dachau y por eso quizá no sepa escribirlo”. Los periodistas, que fueron desinfectados, ni siquiera pudieron dar la mano a los detenidos, “por razones sanitarias”.

La máxima “Arbeit macht frei’” (“el trabajo te hace libre”) aparecía forjada en la puerta del primer campo de concentración establecido por el Tercer Reich, Dachau. Ni mucho menos resultaba premonitoria para los que entraban en él. Inaugurado el 22 de marzo de 1933, menos de dos meses después de que Adolf Hitler se convirtiera en canciller, se construyó en lo que había sido una fábrica de municiones durante la Primera Guerra Mundial, en las afueras de la ciudad de Dachau, a dieciséis kilómetros al norte de Munich. Por él pasaron unos 200.000 prisioneros procedentes de toda Europa.

Dachau_portada-scaled

Doce años después, el 29 de abril de 1945, pocos días antes de que Alemania firmara la capitulación, el campo es liberado por la 42 División de Infantería del ejército estadounidense. Esta se topa con un espectáculo aterrador: alrededor de 7.400 cadáveres, la mayoría inidentificables, y 31.951.000 reclusos, cifra oficial, aunque nunca podrá saberse el número exacto, hacinados en un lugar que tenía capacidad para solo 6.800 internos.

Al fin del conflicto, en paralelo a los juicios de Nuremberg, en octubre de 1946, veintitrés profesionales debieron de­clarar ante una corte norteamericana en Núremberg (no fue una corte internacional como la que juzgó a los jerarcas nazis, sino que estaba conformada so­lamente por jueces norteamericanos). Al juicio se lo llamó ‘USA versus Brandt’, aunque fue más conocido como ‘El juicio a los doctores’. Treinta fueron condenados a pena de muerte, entre ellos el doctor Klaus Karl Schilling, tristemente famoso por utilizar seres humanos en sus experimentos sobre el paludismo.

El periodista Carlos Sentís, colaborador de La Vanguardia durante 70 años , envió, desde Londres, en los primeros días de mayo de 1945 una crónica memorable: ‘Los horrores del campo de concentración de Dachau’. En ella relataba su visita, acompañado de una decena de periodistas, al campo de exterminio alemán recién liberado por las fuerzas estadounidenses.                                                    Por TERESA AMIGUET - La Vanguardia.com

DACHAU, EL CAMPO

Creado en marzo de 1933, el campo de concentración de Dachau fue el primer campo de concentración regular creado por los nazis. Heinrich Himmler, en calidad de presidente de la policía de Munich, describió oficialmente el campo como "el primer campo de concentración para prisioneros políticos". Estaba situado en las tierras de una fábrica de municiones abandonada, cerca de la parte noreste de la ciudad de Dachau, a unos 16 km (10 millas) al noroeste de Munich (en el sur de Alemania).

0701ea99-085e-4fa2-96de-d637a93c96a0.jpg.pagespeed.ce.-KvfvkzgFn

Durante el primer año, el campo albergó a cerca de 4.800 prisioneros y, en 1937, el número se había elevado a 13.260. En un principio, los prisioneros eran comunistas alemanes, socialdemócratas y otros opositores políticos del régimen nazi. Con el tiempo, en Dachau también recluyeron a otros grupos, como testigos de Jehová, romaníes (gitanos), homosexuales, "asociales" y criminales habituales. Durante los primeros años, en Dachau encerraron a pocos judíos y generalmente porque pertenecían a alguno de los grupos anteriormente mencionados o habían cumplido condenas de prisión debido a la violación de las leyes de Nuremberg de 1935.

A principios de 1937, la SS, haciendo uso de la mano de obra de los prisioneros, inició la construcción de un gran complejo de edificios sobre el campo original. Los prisioneros fueron obligados a realizar este trabajo, que comenzó con la destrucción de la vieja fábrica de municiones bajo condiciones terribles. La construcción finalizó oficialmente a mediados de agosto de 1938 y el campo permaneció sin cambios hasta 1945. Dachau se mantuvo en funcionamiento durante todo el periodo del Tercer Reich.

El número de prisioneros judíos en Dachau se incrementó con el aumento de la persecución de los judíos. Del 10 al 11 de noviembre de 1938, con la resaca de la noche de los cristales rotos (Kristallnacht), más de 10.000 hombres judíos fueron recluidos en Dachau. (La mayoría de los hombres de este grupo fueron puestos en libertad después de estar encarcelados por varias semanas o meses.)

unnamed (1)

El campo de Dachau era un centro de entrenamiento para los guardias de los campos de concentración de la SS y la organización y la rutina del campo se convirtieron en el modelo de todos los campos de concentración nazis. El campo se dividió en dos secciones: el área del campo y el área de los crematorios. El área del campo consistía en 32 barracas, incluida una para el clero encarcelado por oponerse al régimen nazi y una reservada para los experimentos médicos. La administración del campo estaba situada en la casa del guardia que se encontraba en la entrada principal. El área del campo tenía un grupo de edificios de apoyo, entre los que se encontraban la cocina, la lavandería, las duchas y los talleres, así como un bloque de prisión (bunker). El patio entre la prisión y la cocina central se utilizaba para la ejecución sumaria de prisioneros. Una valla electrificada de alambre de púas, una zanja y un muro con siete torres de vigilancia rodeaban el campo.

En 1942, se construyó el área del crematorio junto al campo principal. Incluía el viejo crematorio y el crematorio nuevo (barraca X) con una cámara de gas. No hay pruebas fidedignas de que la cámara de gas de la barraca X fuera utilizada para asesinar seres humanos. En su lugar, los prisioneros experimentaron la "selección"; aquellos que se consideraban demasiado enfermos o débiles para continuar trabajando se enviaban al centro de "eutanasia" de Hartheim situado cerca de Linz, Alemania. Varios miles de prisioneros de Dachau fueron asesinados en Hartheim. Además, la SS utilizó el campo de tiro y las horcas del área de los crematorios como lugares de matanza de los prisioneros.

En Dachau, como en otros campos nazis, los médicos alemanes realizaron experimentos médicos con prisioneros, incluidos experimentos sobre altitudes elevadas en los que se utilizaba una cámara de descompresión, experimentos sobre la malaria y la tuberculosis, experimentos sobre la hipotermia y experimentos para probar nuevos medicamentos. También se obligó a los prisioneros a probar métodos para potabilizar el agua de mar y para interrumpir el sangrado excesivo. Cientos de prisioneros murieron o quedaron lisiados permanentemente como resultado de estos experimentos.

unnamed

Los prisioneros de Dachau fueron utilizados para realizar trabajos forzados. En un principio, los utilizaron para el funcionamiento del campo, en varios proyectos de construcción y en las pequeñas industrias de artesanía establecidas en el campo. Los prisioneros construyeron carreteras, trabajaron en canteras de grava y drenaron pantanos. Durante la guerra, los trabajos forzados que utilizaban prisioneros de los campos de concentración eran cada vez más importantes para la producción armamentística alemana.

LOS SUBCAMPOS DE DACHAU
En el verano y el otoño de 1944, para aumentar la producción de la guerra, a lo largo del sur de Alemania se crearon, cerca de las fábricas de armamento, campos satélite que estaban bajo la administración de Dachau. Sólo Dachau contaba con más de 30 grandes subcampos en los que más de 30.000 prisioneros trabajaban casi exclusivamente en armamento. Miles de prisioneros fueron explotados hasta la muerte.

Fuente: https://encyclopedia.ushmm.org/

Te puede interesar