"Un salteño nacido en Inglaterra"

sammy
- Ph: Martin Bertolami

Todo comienza allá, en su Inglaterra natal, cuando Kevin Duckworth, o más sencillamente “Sammy”, como se lo conoció acá en Salta, un hombre trabajador del primer mundo, tuvo una historia con una “lady” que más tarde lo llevaría a recorrer el mundo por consecuencias del desamor.

 

La Bailarina 

Sammy trabajaba en la lejana Europa, en una empresa que tenía con su hermano y en la que se dedicaban a realizar paseos turísticos en globos aerostáticos y además tenían un bar. Fué allí fue donde empezó todo. Pues en ese bar tenían contratada a una bailarina de la cual más tarde se enamoraría.

Pero ese romance no duraría demasiado ya que la joven se fue al poco tiempo, seducida por los millones de dólares de un magnate que frecuentaba ese lugar.

A todo esto, Sammy, dolido de cuerpo y alma decidió emprender la más grande travesía, de esas que sólo el desamor es capaz de impulsar y decidió dejar todo lo que poseía en Inglaterra, quizá con el afán de olvidar, o posiblemente buscando otra compañera. Y así comenzó a desandar por casi todas las latitudes del globo terráqueo en compañía de su soledad.

sammy 1

Estuvo en oriente viviendo algunos años. En Africa y en otros lados, hasta que llegó a America del Sur, en donde estuvo vagando por el sur argentino y desde allí cruzó hacia Chile para recorrerlo de punta a punta. 

Cuándo él supuso que el destino ya habría de devolverlo a su país, comenzó a rumbear hacia el norte de Chile, con la intención de regresar tal vez, o quizá con la herida de aquel amor algo cerrada y llegó así hasta la localidad de San Pedro de Atacama. Siempre curioso, Sammy nunca dejaba de lado algo que realmente le daban ganas de conocer o le generaba curiosidad.

Es así como se intrigó en saber que había detrás de la cordillera, para el lado argentino. Y ahí fue que alguien le comentó que más allá de esas montañas había una ciudad muy hermosa.

Pasaron unos días y su inquietud lo trajo a Salta. Esto fue en el año 91 y desde entonces nunca más se pudo desenraizar de esta tierra. 

 

[ El desamor quiso que Sammy se dedicara a viajar por todo el mundo con el solo fin de poder olvidar una amargura tan grande como lo fue que su pareja lo cambiara por un millonario.

Pero el destino lo volvió a enamorar, ésta vez de una provincia, al que él llama su gran amor. Cambió el smog inglés por el verde de los cerros y aprendió sólo por casualidad  -según él- vida y obra de los grandes músicos y poetas salteños. Solamente porque le interesaba conocer que decían las letras de las canciones que tanto le gustaban.  ]  

 

Una historia realmente increíble, de esas que hasta parecen sacadas de un guión de película. Sammy, un tipo noble y de corazón gigante, que encontró su lugar en el mundo a miles de kilómetros de su lugar de nacimiento. Humilde y sencillo, no pide nada, no molesta a nadie, pues él es feliz cuando alguien canta alguna de sus zambas preferidas, pues quiso el destino que en su camino se haya cruzado La Casona del Molino, la emblemática peña que terminó de conquistarlo por completo.    

Pasaron ya muchos años y Sammy aún merodea por esa peña ubicada en el oeste de la ciudad que supo hacer su hogar desde entonces. Muchos de los que habitualmente concurren lo conocen o lo habrán visto alguna vez, siempre con su sombrero negro de ala cansada y un vaso de cerveza bien helada, como buen inglés.

En sus primeros años era habitual verlo con un completísimo cancionero salteño bajo el brazo, parando la oreja por los cuartos, para seguir las letras de las canciones que sonaban o quizá lo habrán visto tocando el piano a la madrugada... 

 

En esta entrevista, publicada en 2003, nos cuenta más anécdotas de su historia

¿Por qué la elección de Salta?

Piensa un poquito y comienza a desempolvar el castellano.

- Recorrí varias partes del mundo y no encontré en ningún lugar la calidez de la gente como la de acá, realmente son personas muy atentas, son una cosa diferente al resto del país, a la gente de capital, son como un mundo diferente.

 

¿Encontraste lo que buscabas?

- Encontré “la otra”, pero no era una mujer físicamente. ¿Ves cuando la gente dice: Salta es una mujer? Y Salta no puede traicionarme ni engañarme porque Salta es un “metáforo”, es como una receta para hacer una torta por ejemplo, sus ingredientes serían el alma de la gente, la calidez, la tradición, la cultura. Todo para hacer un manjar que realmente es delicioso y vale mucho más que muchas cosas.

Salta es más que una ciudad, más que una mujer para mí. Es un postre delicioso.

 

¿Qué te llega de Salta?

Todo, la música, la poesía de la gente, el aire que se respira en esta ciudad.

 

¿Dejaste todo?

- Yo tengo todo acá, hasta tengo deudas, cosa que es la primera vez en mi vida que me pasa. A veces me da vergüenza no tener para pagar y es una espina realmente muy “duro”. Al principio tuve que volver unos meses a Inglaterra a trabajar sólo para volver y saldar las deudas y vivir tranquilo. Es algo terrible, una cosa terrible para el ser humano tener deudas, pero no aguanté y me volví, extrañaba demasiado la gente de acá.

 

¿Pensás volverte?

- No, “nunca más”, dice con tono medio enojado. Yo acá tengo tengo mis amigos y cada día tengo otros más, esa es la vida de Salta, son tan amistosos y a muchos los he convertido casi en familia.

 

Seguro la diferencia entre Argentina e Inglaterra debe ser abismal…

- Yo se como es la situación en este país, algunos no tienen nada y otros tienen demasiado.

En este país pasa todo por la educación, a los chicos muchas veces no se les enseña a progresar, no se les enseña a querer el país y después se quejan que cuando grandes esos chicos son corruptos.

Cultura, cultura, cultura, todo pasa por eso. Los países poderosos crecieron con cultura, aunque países como EEUU e Inglaterra le dediquen tantos miles de billones de dólares a las guerras absurdas y podrían pasar una minima parte de eso para ayudar a que países subdesarrollados puedan crecer.

 

¿Te considerás una especie de Argentino o un salteño más? 

Definitivamente salteño, un salteño nacido en Inglaterra, que después de mucho tiempo conoció la tierra que realmente quiere y admira, tanto por su historia como por su tradición.

 

¿Y la música salteña?

Es algo impresionante, cuando yo llegué a esta ciudad, seguido por ese impulso de conocer que había detrás de la cordillera, me enamoré de la música y fue así como me interesé por ella y por conocer lo que decía. Fue ahí que descubrí al “Cuchi” Leguizamón, a Castilla ya tantos otros que realmente me hicieron entender que había debajo de esas melodías que escuchaba, y entendí que había más que letras, había poesía pura, algo que en muy pocas partes del mundo pude ver.

 

¿Hasta cuándo en Salta?

Hasta siempre, acá quiero morir, porque es la tierra que amo.

sammy 2

 

 

Verdaderamente un personaje que vale la pena destacar. Más salteño que varios   

 

Te puede interesar