¿Lo sabías? El monolito que recuerda donde fué herido Güemes no siempre estuvo ahí

85046481_10220023327550972_2584857343325896704_o

En el transcurso del año 1921 se colocó dicha placa conmemorando el lugar donde fué herido el General Martin Miguel de Güemes a solicitud de la periodista salteña *Benita Campos.

84271242_10220023321950832_777502622331437056_o

Estaba ubicada en la platabanda de lo que antes era el Boulevard Belgrano al 600. Dicha placa reza lo siguiente: "Aquí fue herido por realistas el Gral. Güemes, en la noche del 7 de junio de 1821".

Años más tarde se decidió que la calle Belgrano fuera de un solo sentido por lo que se levantaron los canteros y se trasladó aquel monolito al lugar en el que actualmente se encuentra, en plaza Belgrano, en la esquina con calle Balcarce. 

84336377_10220023323990883_550482011253374976_o
Foto: años 40 aprox

¿Quién fué Benita Campos?

Fué una mujer salteña que nació el 13 de marzo de 1867 y que colaboró para mantener en alto el nombre del General Güemes.

Según el Portal Estilo Salta: Desde joven trabajó simultáneamente como docente y como periodista en el periódico 'El Cívico', entre otros. Este diario era de orientación radical y fue el antecedente de 'El Cívico Intransigente' y después de 'El Intransigente'.

Benita Campos fue una mujer muy culta, emprendedora, femenina e independiente. Recordemos que, en esos tiempos, lo normal era que las mujeres estuvieran en su casa, al cuidado de la familia, haciendo las labores o tocando el piano. Pocas son las mujeres que buscaban su espacio, ser más independientes, tener sus propias ideas pero Benita fue una de ellas.

Tenía muchísimas actividades y desempeñó varios cargos. Ejerció el cargo de directora de la Escuela Sarmiento, reemplazando a Carmen Niño. Fue secretaria del Consejo Provincial de Educación y lo hizo ad-honorem, como una forma de colaborar con el entonces gobernador de Salta, don Joaquín Castellanos. trabajó activamente en la Sociedad de Beneficencia y en diversas obras de caridad, como la creación del Colegio de Huérfanos, ubicado al lado del Asilo León XIII, que fuera donado por Leonor Figueroa Arias de Cornejo.

En julio del año 1907, por iniciativa suya, con su esfuerzo y recursos, comenzó a editar la revista 'Güemes', con la explícita intención de rescatar la memoria de la Batalla de Salta, la de Güemes y la de los hombres que protagonizaron la guerra para lograr la independencia. A ella se le debe, en gran medida, la reivindicación del héroe gaucho en salta y en todo el país.

Fue la impulsora de la creación del Panteón de las Glorias del Norte, obra que fue concretada por el interventor federal don Manuel Carlés. Tambié fue iniciativa suya la creación del monolito en el sitio donde fue herido Güemes, en la actualidad en avenida Belgrano y Balcarce. También promovió la colocación de un busto de Güemes en el patio central de la Escuela Güemes, ubicada en la avenida Belgrano y Balcarce. Impulsó a diversas autoridades para que siguiera adelante la construcción del monumento al General Güemes.

La redacción de la revista 'Güemes' funcionaba en la calle Alberdi 578, la casa en la que nació, vivió y murió Benita Campos. Esta revista se publicó a lo largo de 14 años. Esta revista incluía temas históricos, literarios y sociales, con fotos y retratos. Benita Campos publicó allí numerosos artículos suyos y de otras mujeres argentinas y latinoamericanas.

Carlos Gregorio Romero Sosa la llamó 'güemesiana inmortal'. Su trayectoria no impidió que, por razones políticas, un gobierno la dejara cesante de sus cátedras en la Escuela Normal. Excluida, calumniada, envidiada, Benita campos resistió, sin quebrasrse, los zarpazos de la sordidez provinciana.

La Biblioteca del Hogar Escuela y el Centro de Documentación de la Mujer de la Biblioteca llevaban su nombre pero, en la actualidad han desaparecido estos homenajes y reconocimiento a la destacada salteña.

'Cuántas veces la vimos prender, con dedos temblorosos de emoción, la medalla del premio sobre el pecho de nuestros soldados, o entre la gente del pueblo, repartir víveres con cariñosa solicitud, en ocasión de aniversarios patrios', recordó Emma Solá de Solá al cumplirse un año de la muerte de Benita Campos.

Benita Campos murió a los 61 años, el 3 de julio de 1928, en su ciudad natal, en la casa que la vio nacer.

Una multitud acompañó sus restos al cementerio de la Santa Cruz. Juan Carlos Dávalos marchó en el cortejo. 'Pocas veces en Salta se ha exteriorizado un duelo de iguales proporciones', escribió el diario 'Nueva Época'.

Te puede interesar