Cómo los celulares y la vida moderna está afectando y modificando nuestro esqueleto

Cuando estamos sentados erguidos, la cabeza está en equilibrio sobre la parte superior de nuestra espina vertebral. Pero cuando nos inclinamos hacia el celular nuestros cuellos deben hacer un esfuerzo inusual.
celu

Todo comenzó con una cabra con malformaciones nacida en Holanda en la primavera de 1939 y que más tarde fue adoptada por un instituto veterinario. En la parte izquierda de su cuerpo, había apenas un trozo de piel cubierto de pelo donde debía estar una de las patas. Y la pata derecha estaba tan deformada que parecía un muñón con una pezuña.

El animal, que tenía pocas perspectivas de supervivencia, desarrolló su propio método para moverse en una pradera, se apoyaba en sus patas traseras haciendo equilibrio y saltaba, asemejándose a un canguro o a una liebre. La cabra tuvo un accidente y murió cuando tenía un año, pero su esqueleto dejó una última sorpresa.

Durante siglos los científicos pensaron que los huesos solo crecían en formas predecibles, de acuerdo a instrucciones heredadas de nuestros padres. Sin embargo, un experto en anatomía holandés que estudió el esqueleto de la cabra descubrió que el animal había iniciado un proceso de adaptación. Los huesos en sus caderas y piernas eran mas gruesos de lo esperado. Los huesos de sus patas se habían estirado y el ángulo de los de la cadera había cambiado para permitir una postura más erguida.

En otras palabras, el cuerpo de la cabra había comenzado a parecerse al del los animales que saltan.

Biografía de los huesos


Hoy se sabe que nuestros esqueletos son sorprendentemente maleables.

Aunque podemos tener una impresión contraria, los huesos bajo nuestra piel están vivos, rosados por el flujo sanguíneo y en un proceso de destrucción y reconstrucción constante. Si bien el esqueleto de cada persona se desarrolla de acuerdo a instrucciones generales en su ADN, puede cambiar de acuerdo a las presiones que cada individuo enfrenta en su vida. Esta constatación ha llevado a una disciplina llamada "osteobiografía", literalmente "biografía de los huesos", que permite examinar un esqueleto para descifrar cómo vivió su dueño. Y estudios recientes parecen no dejar duda de que la vida moderna está teniendo un impacto en nuestros huesos.

Los ejemplos abundan, desde la aparición de un abultamiento en la base del cráneo, al descubrimiento de que nuestras mandíbulas se están achicando o que los codos de los jóvenes alemanes se están volviendo más pequeños.

Los celulares y el cráneo moderno


Si se usara en el futuro una técnica similar para analizar cómo vivía la gente en 2019, los científicos encontrarían cambios en nuestros esqueletos que reflejan nuestro estilo de vida. "He sido un médico clínico durante 20 años y solamente en la última década he visto cada vez más este crecimiento en el cráneo", dijo David Shahar, investigador de la Universidad Shunshine Coast en Australia. El abultamiento en punta, llamado también "protuberancia occipital externa", se encuentra en la parte posterior del cráneo, justo arriba del cuello.

_107435685_craneo4
El abultamiento en punta, llamado también "protuberancia occipital externa", se encuentra en la parte posterior del cráneo

Si tienes uno es probable que puedas sentirlo con tus dedos y si no tienes pelo puede ser visible. Hasta hace poco se pensaba que esta protuberancia era muy poco común.

En 1885, cuando fue investigada por primera vez, el celebre científico francés Paul Broca creía que era tan extraña que no merecía un término científico. Pero Shahar decidió investigar. Junto a un colega analizó más de mil radiografías de cráneos de personas entre 18 y 86 años, y registró los problemas de postura de cada una de esas personas. Lo que los científicos descubrieron fue sorprendente. El abultamiento era mucho más común en el grupo entre 18 y 30 años. Shahar cree que la presencia creciente de la protuberancia se debe a la tecnología, particularmente a nuestra obsesión con los celulares y las tabletas.

Cuello de texto


Cuando inclinamos la cabeza para ver algo en esos dispositivos, doblamos el cuello y el cráneo va hacia adelante. Esto es problemático, porque una cabeza humana promedio pesa 4,5 kilos, más o menos como una sandía grande. Cuando estamos sentados erguidos, la cabeza está en equilibrio sobre la parte superior de nuestra espina vertebral, pero cuando nos inclinamos hacia el celular nuestros cuellos deben hacer un esfuerzo inusual. Los médicos llaman al dolor asociado a este esfuerzo "cuello de texto"

Cuello-y-espalda
Cuando nos inclinamos hacia el celular nuestros cuellos deben hacer un esfuerzo inusual.

Shahar cree que la protuberancia se forma porque la postura curva crea una presión extra donde los músculos del cuello se unen al cráneo. Y el cuerpo responde creando una nueva capa de hueso, que ayuda al cráneo a enfrentar esta presión extra y a distribuir el peso.

Una de las mayores sorpresas para Shahar fue cuan grandes eran las protuberancias. Los abultamientos mayores median unos 30 mm. Claro que la mala postura no fue inventada en este siglo. ¿Por qué entonces nuestros antepasados no desarrollaron una protuberancia en su cráneo cuando se encorvaban para leer libros? Una posible explicación es que pasamos mucho más tiempo inclinados con nuestros celulares. En 1973 los estadounidenses leían un promedio de dos horas al día. Pero actualmente pasamos al menos el doble de ese tiempo con nuestros teléfonos. Extrañamente, los hombres fuertes de las islas Marianas también tenían crecimientos en sus cráneos.

Se cree que las protuberancias se desarrollaron por un motivo similar, para soportar el peso de la cabeza y los fuertes músculos de sus cuellos. Esos hombres habrían transportado enormes pesos colgándolos de los extremos de palos sobre sus hombros.

celular
Pasamos mucho más tiempo inclinados hacia nuestros celulares y tabletas que el que nuestros antepasados pasaban encorvados sobre libros.

Codos más pequeños

Shahar cree que es probable que las protuberancias modernas jamás desaparezcan. Y su tamaño seguirá aumentando. El investigador cree que no serán dañinas en sí mismas. Pero sí podría haber problemas con otras formas en las que el cuerpo compensa nuestra postura encorvada. En Alemania, por ejemplo, hubo otro descubrimiento sorprendente: nuestros codos se están achicando.

Christiane Scheffler, antropóloga de la Universidad de Potsdam, estudiaba medidas de los cuerpos de niños cuando notó esta tendencia. Scheffler comparó cuán robustos eran los cuerpos de los niños entre 1999 y 2009. La investigadora calculó un índice que compara la altura de una persona con el ancho de sus codos. Y cotejó esos resultados con un estudio similar realizado 10 años antes. La conclusión fue que los esqueletos de los niños se están volviendo más frágiles.

Niños sedentarios


Scheffler pensó en un principio que la explicación podía ser genética, pero el ADN de una población no cambia mucho en una década. Otra posibilidad era la mala nutrición, pero ése no es un problema en Alemania. La tercera explicación posible es que la actual generación es mucho más sedentaria.

Scheffler realizó un nuevo estudio con otros colegas en el que analizó los hábitos diarios de los niños, que también usaron un contador de pasos durante una semana. Los científicos encontraron una fuerte correlación entre lo robustos que eran los esqueletos de los niños y lo que caminaban por día. Es bien sabido que cada vez que usamos nuestros músculos ayudamos a fortalecer la masa de los huesos que los sostienen.

"Si usas tus músculos una y otra vez ayudas a generar más tejido óseo, que se traduce en huesos más densos y mayor circunferencia" señaló Scheffler. Pero había otro enigma en los resultados del estudio. Caminar era el único tipo de ejercicio que impactaba en el tamaño de los codos.

Scheffler cree que aún los niños más deportistas hoy en día pasan poco tiempo ejercitándose. "Hacer deporte no te ayuda tanto si tu madre te lleva en auto a tus prácticas de una o dos horas por semana". Y algo similar puede ocurrir en el caso de los adultos. No es suficiente ir al gimnasio un par de veces a la semana sin caminar grandes distancias. "Porque nuestra evolución indica que podemos caminar cerca de 30 km por día"

BBC News

Te puede interesar