¿Que es una sociedad justa?

Los mayores crímenes e injusticias de la Historia se han convertido, precisamente, en nombre de una "sociedad justa".
sociedad

Cuando se nos pregunta qué concepto tenemos de una sociedad justa, la palabra "concepto" viene con un significado más bien estadounidense, pragmático, que greco-latino: en lugar de simplemente designar la fórmula verbal de una esencia o ser, significa esquema mental de un plan a realizar. 

En este sentido, por supuesto, no tengo el concepto de una sociedad justa, porque, convencido de que no es para mí traer algo tan maravilloso al mundo, no me parece una ocupación útil seguir inventando planes que no tengo la intención de hacer.

Lo que sí puedo hacer es analizar la idea misma de sociedad justa, su concepto en el sentido greco-latino del término, para ver si tiene sentido y si tiene algún uso.

Primero, los atributos de justicia e injusticia solo se aplican a los seres reales que son capaces de actuar. Un ser humano puede actuar, una empresa puede actuar, un grupo político puede actuar, pero la sociedad en su conjunto no puede hacerlo. 

Cada acción implica la unidad de intención que lo determina, y ninguna sociedad tiene una unidad de intención que justifique señalarlo como un sujeto concreto de una acción determinada. La sociedad, como tal, no es un agente: es el terreno, el marco donde las acciones de miles de agentes, impulsadas por diversas intenciones, producen resultados que no se corresponden completamente ni siquiera con sus propósitos originales, ¡y mucho menos los de una entidad genérica llamada la sociedad!

METONIMIA

Por lo tanto, "sociedad justa" no es un concepto descriptivo. Es una figura retórica, una metonimia. Por esta misma razón, necesariamente tiene una multiplicidad de significados que se superponen y se mezclan en una confusión indescriptible. 

Eso es suficiente para explicar por qué los mayores crímenes e injusticias del mundo se cometieron precisamente en nombre de la sociedad justa. Cuando tomas como objetivo de tus acciones una figura retórica imaginando que es un concepto, es decir, cuando propones hacer algo que ni siquiera puedes definir, es fatal que termines haciendo algo totalmente diferente de lo que esperabas.

Cuando esto sucede, hay llanto y crujir de dientes, pero casi siempre el alborotador rehuye culparse a sí mismo, aferrándose tenazmente a un reclamo de buenas intenciones.

Si la sociedad misma no puede ser justa o injusta, cada sociedad abarca una variedad de agentes conscientes que pueden realizar acciones justas o injustas. Si cualquier significado sustantivo puede tener la expresión "sociedad justa", es el de una sociedad donde los diversos agentes tienen los medios y la voluntad de ayudarse mutuamente para evitar actos injustos o repararlos cuando no se pueden evitar.

Una sociedad justa, después de todo, solo significa una sociedad donde la lucha por la justicia es posible. 

Cuando digo "significa", significa poder. Ciertamente poder legal, pero no solo eso: si no tienes medios económicos, políticos y culturales para hacer cumplir la justicia, no tiene sentido que la ley esté de tu lado. Tener ese mínimo de justicia, sin el cual la expresión "sociedad justa" es solo un hermoso adorno de crímenes nefastos. Es necesario que haya una cierta variedad y abundancia de medios de poder dispersos por toda la población en lugar de concentrarse en manos de una élite iluminada o afortunada. 

Pero si la población misma no puede crear estos medios y en su lugar confía en un grupo revolucionario que promete quitarlos de sus actuales titulares y distribuirlos democráticamente, entonces el reino de la injusticia se establece de inmediato para todos. 

Para distribuir poderes, primero debes poseerlos: el futuro distribuidor de poderes primero debe convertirse en el titular monopolístico de todo poder. E incluso si luego trata de cumplir su promesa, la mera condición de distribuir el poder continuará convirtiéndolo, cada vez más, en el señor absoluto del poder supremo.

Los poderes, los medios de actuación, no pueden ser tomados, ni dados, ni prestados: deben ser creados. De lo contrario, no son poderes: son símbolos de poder, utilizados para enmascarar la falta de poder efectivo. Quien no tiene el poder de crear medios de poder siempre será, en el mejor de los casos, el esclavo del donante o distribuidor.

En la medida en que la expresión "sociedad justa" se transmuta de una figura del lenguaje a un concepto descriptivo razonable, queda claro que una realidad correspondiente a este concepto solo puede existir como el trabajo de un pueblo dotado de iniciativa y creatividad, un pueblo cuyo actos y los esfuerzos son variados, inauditos y lo suficientemente creativos como para que no puedan ser controlados por ninguna élite, ya sea de oligarcas complacientes o revolucionarios ambiciosos.

EQUILIBRIO SUTIL

La justicia no es un patrón abstracto y fijo, uniformemente aplicable a una multitud de situaciones estandarizadas. Es un equilibrio sutil y precario, que se descubrirá una y otra vez entre las mil y una ambigüedades de cada situación particular y concreta. 

En la película de Sidney Lumet, El veredicto (1982), el abogado en bancarrota Frank Galvin, interpretado espléndidamente por Paul Newman, llega a una conclusión obvia después de lograr una victoria judicial tardía e improbable: "Los tribunales no existen para hacer justicia, sino para darnos la oportunidad de luchar por justicia". 

Nunca olvidé esta lección de realismo. La única sociedad justa que puede existir en la realidad, no en los sueños, es aquella que, al reconocer su incapacidad para ""hacer justicia"", sobre todo para hacerlo de una vez por todas, perfecta y uniforme para todos, no le resta valor. Cada ciudadano tiene la oportunidad de luchar por la modesta dosis de justicia que necesita en cada momento de su vida.

POR Olavo de Carvalho

* El profesor Olavo de Carvalho es filósofo y uno de los más influyentes asesores del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Vive en Estados Unidos.

Te puede interesar